Gremi d'Estanquers de Catalunya
c/ Londres, 96 Pral 2ª · 08036 Barcelona · Tel. 93 200 78 86 / 684 052 328 · Fax 93 209 25 78
Estanquers punt CAT
  • Gremi
  • Gremi
  • Gremi
  • Gremi
Facebook Grem Estanquers de Catalunya Twitter Gremi Estanquers de Catalunya 684 052 328 Google plus Estanquers info@estanquers.cat
Dilluns a Divendres
de 9:30 a 16:30
Activitats

18/04/2017

PVR

PVR

VENTA DE TABACO CON RECARGO. REPERCUSION FISCAL.

 

En multitud de ocasiones llegan a nuestro despacho consultas de empresarios que regentan locales con actividades de servicio de bar en relación a la repercusión de la instalación en el mismo de máquinas de venta de tabaco.

 

Al respecto hemos de puntualizar que las autorizaciones administrativas para la venta del tabaco con recargo son competencia del organismo autónomo Comisionado para el Mercado de Tabacos y dan derecho a vender tabaco con un recargo fijo sobre los precios de venta en las Expendedurías de Tabaco y Timbre (“estancos”). La venta ha de realizarse en establecimientos mercantiles o de otro género con concurrencia de público, mediante el empleo de máquinas expendedoras o de forma manual en los casos excepcionales previstos en la Ley.

En general no parece que haya complicaciones en los trámites administrativos para la obtención de dichas autorizaciones ya que los agentes implicados (empresario hostelero y estanco) colaboran en dicha tramitación con éxito.

Las dudas habituales vienen en relación a la deducibilidad de las cuotas de IVA soportadas en la compra del tabaco y en la declaración del rendimiento que esta nueva actividad revierte al empresario.

Entendiendo que el tratamiento fiscal de esta actividad no supone ninguna diferencia con respecto a la de hostelería que pudiera ser desarrollada a través de una sociedad, nos centraremos en la problemática que ésta supone para el empresario individual.

La venta de tabaco con recargo es una actividad incluida en el Régimen especial del Recargo de Equivalencia y supone una actividad diferenciada de la principal. Esto significa que el empresario no está obligado a hacer declaración alguna de IVA en relación a la venta de tabaco y que las cuotas que haya podido soportar en la actividad no serán deducibles, del mismo modo que no declarará los importes percibidos como IVA repercutido por las ventas realizadas. Así, a pesar de realizar declaración de IVA por su actividad principal de hostelería, en ésta no deberá incluirse importe alguno en relación a las cuotas repercutidas ni soportadas por la venta de tabaco, independientemente del régimen de tributación por el que haya optado : general o simplificado (módulos).

En cuanto a la declaración del rendimiento obtenido por la venta de tabaco, sí debemos diferenciar entre si hemos optado por uno u otro régimen de tributación. A saber :

1.- Si se optó por el régimen simplificado por signos, índices o módulos, cabe señalar que la nota común a todas las actividades incluidas en la correspondiente Orden Ministerial que desarrolla este régimen especial señala :

“NOTA COMUN: El rendimiento neto resultante de la aplicación de los signos o módulos anteriores, incluye, en su caso, el derivado del comercio al por menor de labores de tabaco, realizado en régimen de autorizaciones de venta con recargo, incluso el desarrollado a través de máquinas automáticas.”

En consecuencia, el rendimiento generado con la venta de tabaco se considera incluido en el rendimiento de la actividad principal.

2.- Si se renunció (o revocó) al régimen simplificado por signos, índices o módulos, deberá declararse como ingresos de la actividad de venta de tabaco el total de contraprestaciones obtenidas en la venta, pudiendo deducir de la misma los gastos inherentes a la actividad, cuotas de IVA soportadas incluidas

 


Cómo funciona el IVA en la venta de tabaco a bares según resolución vinculante de las Agencía Tributaria

Nº. CONSULTA 0047-99
ORGANO SG de Impuestos sobre el Consumo
FECHA SALIDA 15/01/1999
NORMATIVA Ley 37/1992, Arts. 149, 153, 154
DESCRIPCION El consultante es una persona física titular de un bar, actividad por la que se encuentra acogido al régimen simplificado en el Impuesto sobre el Valor Añadido y al método de estimación objetiva en el Impuesto sobre la Renta. En el bar efectúa también la venta al público de tabaco, que previamente ha adquirido a estanqueros que aplican el régimen especial del recargo de equivalencia en relación con su actividad de venta al por menor de tabaco.
CUESTION 1.-Régimen de tributación por el Impuesto sobre el Valor Añadido que debe aplicar el consultante en relación con su actividad de venta al público de tabaco que realiza en el bar de que asimismo es titular.
2.-Obligación del consultante de soportar los importes que en concepto de recargo de equivalencia pretenden repercutirle los referidos estancos con ocasión de las ventas de tabaco que estos últimos le efectúan.
3.-Posibilidad del consultante de deducir las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido que le sean repercutidas por los estancos con ocasión de las ventas de tabaco que estos últimos le efectúan.
CONTESTACION A) Fundamentos de derecho.- 1.- De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 153, apartado uno de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (Boletín Oficial del Estado del 29), el régimen especial del recargo de equivalencia se aplicará a los comerciantes minoristas que sean personas físicas o entidades en régimen de atribución de rentas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que desarrollen su actividad en los sectores económicos y cumplan los requisitos que se determinen reglamentariamente.
Según establece el apartado 1 del artículo 54 del Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre (Boletín Oficial del Estado del 31), el régimen especial del recargo de equivalencia se aplicará a las actividades de comercio al por menor de artículos o productos de cualquier naturaleza, excepto los mencionados en el apartado 2 del mismo artículo entre los que no se encuentra el tabaco.
Por su parte, el artículo 149 de la citada Ley establece que:
"Uno. A los efectos de esta Ley, se considerarán comerciantes minoristas los sujetos pasivos en quienes concurran los siguientes requisitos:
1º Realizar con habitualidad entregas de bienes muebles o semovientes sin haberlos sometido a proceso alguno de fabricación, elaboración o manufactura, por sí mismos o por medio de terceros.
No se considerarán comerciantes minoristas, en relación con los productos por ellos transformados, quienes hubiesen sometido los productos objeto de su actividad por sí mismos o por medio de terceros, a algunos de los procesos indicados en el párrafo anterior, sin perjuicio de su consideración como tales respecto de otros productos de análoga o distinta naturaleza que comercialicen en el mismo estado en que los adquirieron.
2º Que la suma de las contraprestaciones correspondientes a las entregas de dichos bienes a la Seguridad Social, a sus entidades gestoras o colaboradoras o a quienes no tengan la condición de empresarios o profesionales, efectuadas durante el año precedente, hubiese excedido del 80 por ciento del total de las entregas realizadas de los citados bienes.
El requisito establecido en el párrafo anterior no será de aplicación en relación con los sujetos pasivos que tengan la condición de comerciantes minoristas según las normas reguladores del Impuesto sobre Actividades Económicas, siempre que en ellos concurra alguna de las siguientes circunstancias:
a) Que no puedan calcular el porcentaje que se indica en dicho párrafo por no haber realizado durante el año precedente actividades comerciales.
b) Que les sea de aplicación y no hayan renunciado a la modalidad de signos, índices y módulos del método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
Dos. Reglamentariamente se determinarán las operaciones o procesos que no tienen la consideración de transformación a los efectos de la pérdida de la condición de comerciante minorista".
2.- El artículo 154, apartado uno de la Ley 37/1992 determina que la exacción del Impuesto sobre el Valor Añadido exigible a comerciantes minoristas a quienes resulte aplicable el régimen especial del recargo de equivalencia se efectuará mediante la repercusión a los mismos del recargo de equivalencia efectuada por sus proveedores.
Por su parte, el apartado dos de dicho artículo establece lo siguiente:
"Los sujetos pasivos sometidos a este régimen especial no estarán obligados a efectuar la liquidación ni el pago del Impuesto a la Hacienda Pública en relación con las operaciones comerciales por ellos efectuadas a las que resulte aplicable este régimen especial, ni por las transmisiones de los bienes o derechos utilizados exclusivamente en dichas actividades, con exclusión de las entregas de bienes inmuebles por las que el sujeto pasivo haya renunciado a la exención del Impuesto en los términos previstos en el artículo 20, apartado dos de esta Ley por las que el transmitente habrá de repercutir, liquidar e ingresar las cuotas del Impuesto devengadas.
Tampoco podrán deducir las cuotas soportadas por las adquisiciones o importaciones de bienes de cualquier naturaleza o por los servicios que les hayan sido prestados, en la medida en que dichos bienes o servicios se utilicen en la realización de las actividades a las que afecte este régimen es- pecial.
3.- El apartado tres del citado artículo 154 declara que los comerciantes minoristas sometidos al régimen especial del recargo de equivalencia repercutirán a sus clientes la cuota resultante de aplicar el tipo tributario del Impuesto a la base imponible correspondiente a las venta y a las demás operaciones gravadas por dicho tributo que realicen, sin que, en ningún caso, puedan incrementar dicho porcentaje en el importe del recargo de equivalencia.
4.- El apartado dos del artículo 153 de la Ley 37/1992 declara que en el supuesto de que el sujeto pasivo a quien sea de aplicación el régimen especial del recargo de equivalencia realizase otras actividades empresariales o profesionales sujetas al Impuesto sobre el Valor Añadido, la de comercio minorista sometida a dicho régimen especial tendrá, en todo caso, la consideración de sector diferenciado de la actividad económica.
B) Resolución.
En consecuencia con todo lo anterior, esta Dirección General considera ajustada a derecho la siguiente contestación a la consulta formulada:
1.- Según parece desprenderse del escrito de consulta, el consultante tendría la consideración de comerciante minorista a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido por la única actividad comercial que realiza, consistente en la venta al público del tabaco adquirido previamente por él a los estancos.
En tal caso, el consultante estará obligado a aplicar el régimen especial del recargo de equivalencia a dicha actividad comercial.
Según las normas que regulan dicho régimen especial, el consultante no estará obligado a liquidar ni a pagar a la Hacienda Pública el importe de las cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido que repercuta a sus clientes con ocasión de las ventas de tabaco al público que realice, ni podrá deducir las cuotas soportadas por la adquisición del tabaco a los estancos ni las cuotas soportadas por la adquisición de otros bienes o servicios en la medida en que los destine a la realización de su actividad comercial de venta de tabaco a la que debe aplicar el régimen especial del recargo de equivalencia.
Dado que, además de su actividad de comercialización de tabaco en régimen especial del recargo de equivalencia, el consultante realiza también la actividad de bar por la que se encuentra acogido al régimen simplificado en el Impuesto sobre el Valor Añadido, el consultante deberá aplicar el régimen de deducciones en sectores diferenciados de actividad previsto en el artículo 101 de la Ley 37/1992.
2.- Según lo dispuesto en el apartado tres del artículo 154 de la Ley 37/1992, los estancos que apliquen el régimen especial del recargo de equivalencia por su actividad de comercio al por menor de tabaco no pueden repercutir cantidad alguna en concepto de recargo de equivalencia con ocasión de las ventas de tabaco que efectúen, cualquiera que sea la condición del destinatario de dichas ventas.
En consecuencia, el empresario consultante no está obligado a soportar importe alguno en concepto de recargo de equivalencia con ocasión de las compras de tabaco que efectúe a estancos que apliquen el régimen especial del recargo de equivalencia respecto de tales ventas.

http://estancosyloteriaslae.com/index.php/noticias/116-como-funciona-el-iva-en-la-ve...

 

document Tributación en IVA     Leer más